Cerrar
CONACYT

Infotec en los medios

Saber, información e investigación

Fuente: Crónica.com.mx | Publicado: 07/01/2017

Por: Valentino Morales López

 

En la actualidad se tiene el error de equiparar de forma inconsciente información con saber y este último con conocimiento. Sin embargo, no son lo mismo, en primer lugar el saber se adquiere de la experiencia y la reflexión. Por esa razón, los sabios regularmente se han identificado con personas de edad avanzado que gracias a los años que han vivido tienen mayor capacidad de reflexionar y experimentar.

Antes de continuar vale la pena una pequeña digresión lingüística, en la compresión de esos términos ha influido el idioma inglés. Ya que con el término knowledge se agrupa lo que en español se conoce como saber y conocimiento. Al respecto Mosterin hace diferenciaciones entre ellos y considera que conocimiento se refiere a todo lo que el sujeto va adquiriendo a través de sus sentidos. Entre sus ejemplos hace referencia a los bebés que conocen la forma de succionar el pezón de su madre en parte al ser inducidos y también porque con el movimiento de su boca logran extraer la leche materna que les alimenta. Lo mismo ocurre con la sensación estética ante un objeto artístico, dice Lyotard que apela a nuestras emociones, en el sentido de que una adecuada obra artística cumple con su cometido si afecta nuestras vísceras, ya sea de forma negativa o positiva.

De la otra parte se tiene al saber que se genera a partir de un proceso racional de análisis que permite el establecimiento de la conceptuación del entorno. A modo de Husserl, es el concepto que se desarrolla con base en el fenómeno que se capta de la realidad. En consecuencia, el saber no sólo implica experiencia, también un proceso racional de reflexión, que permite el desarrollo de conceptos.

Una vez aclarado lo que se entiende por saber y conocimiento hay que enfocarse a información y datos. Ya que estos últimos son relevantes para la exposición. La información en el sentido más amplio del término hace referencia a la cadena de datos con significado. De modo que el dato es la unidad mínima de todo este asunto, es el equivalente al átomo de los químicos y físicos, para los profesionales de la información.

La introducción de la tecnología de la Información y Comunicación (Tic) en el procesamiento de datos e información ha provocado serias confusiones, porque en ocasiones cuando se habla de dato se piensa en los bytes, pero se olvida que estos únicamente tienen sentido en el nivel de lenguaje máquina. Lo mismo ocurre con la información, cuando se alude de inmediato a la teoría de la información de Shannon, que si bien permite medir la transferencia de información a través del telégrafo, no trabaja con otro tipo de información. Otro tipo de dato o información que tampoco es de interés para todos los investigadores son los lenguajes que permiten que el dato y la información procesados por la máquina sean legibles para los humanos. La última capa es la del dato e información, producto de la investigación y que puede ser apoyada por la infraestructura de cómputo.

Al término “dato” Ackoff lo define como símbolos que representan propiedades de objetos, eventos y su medio ambiente. El dato de acuerdo con Rowleyes producto de la observación del investigador, pero no es usado hasta que no adquiere forma usable. Mientras que la información se refiere a grupos o patrones de datos bien formados, codificados y regularmente alfanuméricos, con una estructura sintáctica y riqueza semántica según Floridi, así que la información se infiere y construye a partir de los datos. La diferencia entre el dato y la información es funcional, no estructural.

La importancia del dato y la información para la investigación radica en que el dato se constituye en la evidencia que usa el investigador para sustentar las cadenas de información que forman parte de sus argumentos. Los argumentos conforman la aportación que hace el investigador a su área de conocimiento. El calificativo de que el dato es evidencia implica un desafío, porque remite a la noción clásica de la investigación que considera el dato como el elemento que le da veracidad a los resultados y conclusiones del investigador. En este caso, a decir de Weick se entiende que la evidencia es un calificativo a la interacción que el investigador establece  entre las manifestaciones del objeto de estudio y su conversión a dato.

Entonces, para la investigación el dato y la información tienen una relación simbiótica, ya que uno no se puede entender sin el otro y ambos son la base para el conocimiento. La noción de conocimiento es compleja, aunque en el caso de la investigación se puede acotar a los procesos y productos de los fenómenos generados por los investigadores, con una base epistemológica.

Al respecto hay que señalar que se debe prestar atención a la diversidad de las audiencias a las que van dirigidas las publicaciones de los investigadores. Autores como Bryman que analizan el asunto de la metodología pocas veces se refieren a los tipos de comunicación científica, y eso lleva a que se equipare una ponencia con un artículo de investigación o se llegue a exagerar en la producción de capítulos de libros, pero sin que  se trabaje en la elaboración de libros de autoría única, en los que el autor pueda plantear una reflexión de mayor envergadura, tanto por el tiempo que le puede llevar hacerlo, como por la extensión del libro, respecto del artículo o el capítulo.

Sobre el asunto, una de las razones de la exagerada publicación sin aportación son las entidades y criterios de evaluación externa. La influencia externa de los entes evaluadores externos, no solo existe por parte de entidades gubernamentales. También es el caso de entidades trasnacionales que se supone hacen evaluaciones de los productos de investigación, ya sea para indicar cuáles son los de mayor relevancia o para que el investigador o los grupos de investigación puedan obtener fondos públicos.

Valentino Morales López es doctor en estudios organizacionales por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) así como doctor en bibliotecología y estudios de la información por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En la actualidad, se desempeña como gerente de Investigación en INFOTEC Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación. Link a su más reciente publicación (acceso libre): Análisis automatizado del conocimiento organizacional: revisión conceptual y metodológica de herramientas basadas en TIC para analizar datos e información

 

Fuente: Crónica.com.mx

Datos de contacto

Área de Comunicación Social - Tel: 5624 2800 ext. 2503 - infotecomunica@infotec.mx